traduce a tu idioma

POEMAS ©



https://3.bp.blogspot.com/-zoH9ohiNiXY/WA6F9Ry9xdI/AAAAAAAABX0/cGS3UWJrwyMJNLvAZ-2XWVIFTqifRXoRACPcB/s1600/separador.png


FANTASMAGORÍA

No te he visto y me acuerdo de que me acompañaste,
no recuerdo tu rostro ni te encuentro
en las fotografías,
pero siento tu piel, la piel cercana,
que es parte de la mía.

Un mañana confuso espera tu llegada
como espera mi miedo con temblor en la mano
la llegada del alba, que amilana lo oscuro;
No conozco tu cuerpo, ni sé mía tu alma.

Nacerá del dolor la unidad del espíritu
y en dolor morirá en un fuego de fragua,
yunque que forjará con martillo de besos
el encuentro de acero de las sórdidas máscaras.

Y te irás, y me iré después de haber sabido
que es igual todo en ti y en mí, o que el engaño
pudiera aparecer en fractal vespertino,
en las copas vacías de cristales cuajados.



https://3.bp.blogspot.com/-zoH9ohiNiXY/WA6F9Ry9xdI/AAAAAAAABX0/cGS3UWJrwyMJNLvAZ-2XWVIFTqifRXoRACPcB/s1600/separador.png


¿ADÓNDE?

¿Adónde fue el poeta, 
que no versifica, que no piensa,
que no canta ya ni tiene ira? 
¿Adónde el individuo despojado 
reposó su cabeza 
para trocar la pluma por la piedra? 
¿Adónde el dislocado pensamiento 
que movió multitudes 
hacia las cimas imposibles?
¿Adónde las respuestas?    ©


 https://3.bp.blogspot.com/-zoH9ohiNiXY/WA6F9Ry9xdI/AAAAAAAABX0/cGS3UWJrwyMJNLvAZ-2XWVIFTqifRXoRACPcB/s1600/separador.png



UN MÓVIL PARA SEGUIR

Esa rosa desnuda de sus pétalos,
esa tierra bermeja acusadora,
esa espina clavada en las entrañas,
esa salve blasfema en esa boca.


Esa mistura de pasión fanática,
esa bala clavada y generosa,
ese páramo que arropa las semillas,
esa luz de simiente cegadora.

Huele a pan mal cocido la mañana,
huele a cuajo de fiesta y sacrificio,
a vivo cadavérico que alienta,
a cadáver recientemente vivo.

Ese laurel sangrante en la paloma,
ese silencio roto noche a noche,
ese festín de tiros y metralla,
ese símbolo trocado en un fantoche.

Ese espíritu servil de la materia,
esa materia de que soy esclavo,
ese esclavo que dobla su bravura,
ese puñal de versos doblegado.   
©


https://3.bp.blogspot.com/-zoH9ohiNiXY/WA6F9Ry9xdI/AAAAAAAABX0/cGS3UWJrwyMJNLvAZ-2XWVIFTqifRXoRACPcB/s1600/separador.png



MARIPOSAS

Hay en el cajón de mi escritorio
una colección de mariposas vivas.
Las del desdén deambulan por mi rostro
desvergonzadas, impasibles.
Hay otras que ninguna vez volaron:
son las de la quimera.
En rincones torpes de la displicencia
las más reposan ciegas.
Otras guardan en sus quebradas alas
las remembranzas de dolor añejo.
Sin darme cuenta entro en el abismo,
me acomodo entre ellas y acreciento
residuos de las ánimas …
… Mariposas grises de alas rotas.
©

  
https://3.bp.blogspot.com/-zoH9ohiNiXY/WA6F9Ry9xdI/AAAAAAAABX0/cGS3UWJrwyMJNLvAZ-2XWVIFTqifRXoRACPcB/s1600/separador.png



DESPUÉS

Cuando yo ya no esté, cuando sea quimera vagabunda,
errante en un espacio desconocido y frío,
nada me dolerá: que viviré en otra alma compañera.
Pasaré como brisa entre hojas de otoño doradas,
y sentirás mis risas todas las madrugadas.
En las noches oscuras, como suave candela,
notarás la presencia —leve pluma— de un arrebol que vela.


©


 https://3.bp.blogspot.com/-zoH9ohiNiXY/WA6F9Ry9xdI/AAAAAAAABX0/cGS3UWJrwyMJNLvAZ-2XWVIFTqifRXoRACPcB/s1600/separador.png


QUIERO EL SILENCIO

Siendo tan doloroso el silencio que hiere,
preñando de sentido y esperanza la espera,
quiero el silencio duro, distante del ausente
y estar vivo, parásito anclado a la quimera.

En las dunas cambiantes de tu iconografía,
mirándote a los ojos en cantares paganos,
reposan las ideas oscuras de mi frente
horadando mi alma con daga de quebranto.

Ser y estar en tu mente de sentires austeros
es venganza y es duelo que encharca tu simiente,
doblegando la brega que niega mi presencia
aparece tu imagen y provoca mi llanto.

Quiero el silencio duro, distante del ausente
hacer blanca mi sangre, oscurecer las venas.
Espectros de recuerdos se desdoblan y vuelven
creciendo, a pesar mío, en estéril presente.

©


https://3.bp.blogspot.com/-zoH9ohiNiXY/WA6F9Ry9xdI/AAAAAAAABX0/cGS3UWJrwyMJNLvAZ-2XWVIFTqifRXoRACPcB/s1600/separador.png



SI ALGUNA VEZ ME BUSCAN

Si alguna vez me buscan, que lo dudo,
no estaré en una ciudad cosmopolita,
ni en un poblado familiar hipócrita.
No estaré en ningún camping   
ni en montañas holladas.
Si alguna vez me buscan, que lo dudo,
estaré en un lugar desangelado, frío,
donde la luz inteligente alumbre,
donde el pie invisible no deje huella,
donde el agua corra libre de cauces
y el pensamiento sea el único motivo.

Si alguna vez me buscan... que lo dudo. 

 ©



https://3.bp.blogspot.com/-zoH9ohiNiXY/WA6F9Ry9xdI/AAAAAAAABX0/cGS3UWJrwyMJNLvAZ-2XWVIFTqifRXoRACPcB/s1600/separador.png



HOY QUIERO…
Hoy quiero armar la vida de colores,
cerrar los ojos a los tonos grises,
transfigurar en un calidoscopio
cualquier ceniza que me ponga triste.

Hoy, tan sólo por hoy, seré sonrisa
y la dedicaré a las calandrias,
a las flores, los escuincles y la tierra
como un himno feliz a la esperanza.

Hoy voy a embalsamarme de jazmines,
de violetas y malvas, azaleas,
para enviar en la brisa los aromas
a los páramos mortales de la gleba.

Tan sólo por un día liberados
de grilletes sociales y prejuicios,
atravesar caminos de utopía
volviendo el espinazo a los abismos.  

©


https://3.bp.blogspot.com/-zoH9ohiNiXY/WA6F9Ry9xdI/AAAAAAAABX0/cGS3UWJrwyMJNLvAZ-2XWVIFTqifRXoRACPcB/s1600/separador.png



YERMO

Acogí los despojos de tu sangre marchita,
libé de tus dolores y besé tus heridas,
enjugué con mis versos llagas y desamores
y regué con mi llanto tu corazón de aristas

Dejé de ser mujer para ser compañera,
renegué de principios sumiéndome en la ciénaga,
con soberbia consciente te dejé destruirme:
fui mujer, hembra, amante, confidente y ramera.

En mi pecho vacío ya no quedan temblores,
ni dolor ni pasión, ni placer ni agonía,
sólo coágulos secos: donde hubieron amores
baten latidos yertos de un corazón que grita.

Este dulce amargor que no vela ni duerme,
este andar sin tus huellas que mastica mi vida,
este amor abrasado que me hiela las sienes
envuelve en una máscara el dolor de mis heridas.


©


https://3.bp.blogspot.com/-zoH9ohiNiXY/WA6F9Ry9xdI/AAAAAAAABX0/cGS3UWJrwyMJNLvAZ-2XWVIFTqifRXoRACPcB/s1600/separador.png




BAJO LOS SAUCES

Me sedujo el rumor de los sauces llorones,
quise ser un jardín para acoger sus ramas,
pensar bajo su sombra herida por las náyades,
dormitando en el eco del recuerdo y olvido.

Aspirar el aliento filtrado entre sus lágrimas,
suplantando el dolor, robado y hecho mío,
aún pretendo de él un postrer sacrilegio,
desgranando sus hojas en un juego de látigo.

Me detengo ante ellos y les hablo en silencio,
callan toda respuesta hecha de mansedumbre,
y entrelazan sus ramas en abrazo obligado
de ese viento tirano, que las mece y golpea.

Silencioso y paciente, sauce pleno de siglos,
que recoge en su tronco de nudos arrugados
palabras de poetastros que lloran a narcisos:
la pompa rebuscada, sin auténtico luto.

Por ser parte de él, invadirle y amarle
renunciando ya a todo, menos a pensar libre,
a sus pies yacer siempre mancillando su savia,
a sus pies, y regada por el eterno llanto.

 ©

 
https://3.bp.blogspot.com/-zoH9ohiNiXY/WA6F9Ry9xdI/AAAAAAAABX0/cGS3UWJrwyMJNLvAZ-2XWVIFTqifRXoRACPcB/s1600/separador.png



IN MEMORIAM: A Rafael Alberti
  
Ha muerto parte mía porque ha muerto un poeta,
y se rompe en pedazos que se esparcen dormidos
en un éter distinto donde duermen los bardos
el sueño de los vivos en las mentes ajenas.

Suenan las campanadas sordas en los abismos
de la vida prosaica que no sabe de versos,
que no siente cantares ni escucha pensamientos:
consume, traga y suelta eructos de materia.

En la mar las arenas se revuelven inquietas
preguntando por qué la incongruencia y el mito,
sin respuesta a la lucha desigual de la mente
muere igual que el estulto el genio de un poeta.

Si la frase embustera ‘morir nos hace iguales’
reverbera en las bocas huérfanas de talento,
es el vivir sufrido quien nos hace distintos
y alumbrar el destino con chispazos de tea.

En piélagos de Storni con olor de Alfonsina*
con todos los marinos de eriales y de yermos,
gemidos de arrebato, páginas de aire seco.
¡Ay de los pensamientos!, de luto las ideas.

 ©
  
*Alfonsina Storni fue una poeta y escritora argentina del modernismo. Enfermó de cáncer de mama y se suicidó arrojándose al mar el 25 de octubre de 1938 en Mar del Plata, Argentina


https://3.bp.blogspot.com/-zoH9ohiNiXY/WA6F9Ry9xdI/AAAAAAAABX0/cGS3UWJrwyMJNLvAZ-2XWVIFTqifRXoRACPcB/s1600/separador.png


NADA
 
  
Hay días en que uno se levanta
con las manos y los pies torcidos,
como si en una tempestad de sueños
la mente se quebrara con el frío.
  
Ese frío interior del pensamiento
que sin saber por qué, te tiembla el alma;
la carencia de metas la abandona
y más que viva, yo la siento inmóvil.

Tarde ya recuerdo lo pasado
para borrar errores y agonías
mas nadie vuelve atrás en este estado
sin futuro, presente ni alegría.

Ese puñal que hiere poco a poco
sin herida ni sangre coagulada
daña mi ser inútil y apocado
y recuerda que sólo soy la nada.

 ©




https://3.bp.blogspot.com/-zoH9ohiNiXY/WA6F9Ry9xdI/AAAAAAAABX0/cGS3UWJrwyMJNLvAZ-2XWVIFTqifRXoRACPcB/s1600/separador.png


 
LOS ENVIDIOSOS 

https://3.bp.blogspot.com/-_SMEzOrV1nA/WBDMAYD1RiI/AAAAAAAABaU/1Cn8ZEOUm9c8qx8sXjjOr7xOnWRbG8xBwCPcB/s1600/envidia.jpg

Los envidiosos no viven, no pueden, porque ambicionan vivir la vida de los otros.

Los envidiosos están solos, siempre solos, no pueden tener la compañía de nadie que no sea como ellos.

Los envidiosos tienen tentáculos que ahogan su garganta con la rabia que les produce el bien de otros.

Los envidiosos son incapaces de amar, mueren cada día invadidos por el odio, sufren y sólo tienen el disfrute de momentos dañinos, se revuelcan, hozan en el sufrimiento de los envidiados.

No admiten jamás la amistad, no la tienen por incapacidad de darse: no saben, no pueden, no quieren.

Los envidiosos son incapaces de recibir amor, odian el amor y a los amorosos.

Tienen los ojos cerrados, porque si los abren se miran horrorizados en su propio espanto.

Aman lo ajeno porque aunque tengan algo propio ni siquiera lo ven, están ciegos, ciegos de odio.

Los envidiosos sufren la aversión creada por ellos mismos, necesitan humillar y degradar al envidiado.

No entienden de motivos, tienen el corazón permanentemente contraído, anidan en él los escorpiones, se los comen lentamente mientras ellos tratan de apropiarse de las vidas ajenas.

Los envidiosos se alimentan de calumnias, disfrutan lacerando, azotando corazones anchos.Se apropian de las ideas, fingen ser amorosos en un intento de creerse amados.

No dan amor, pero lo exigen, están enamorados de los odios.

Los envidiosos pertenecen a la casta de los perversos, porque sólo en la perversidad encuentran una paz pasajera.

Los envidiosos están condenados a estar solos con otros envidiosos.

Los envidiosos terminan devorándose entre ellos, porque tampoco se soportan, odiándose, en simbiosis alimentada de aversiones.

Los envidiosos temen a los amorosos, los tratan de pervertir, porque son su contrapunto.

Los envidiosos nunca perdonarán que se les perdone ni que se les ame. Son profesionales del odio.
Los envidiosos son aquéllos que crearon su propio infierno. 

©

https://3.bp.blogspot.com/-zoH9ohiNiXY/WA6F9Ry9xdI/AAAAAAAABX0/cGS3UWJrwyMJNLvAZ-2XWVIFTqifRXoRACPcB/s1600/separador.png
  

A MI PADRE
  
Aún te veo yaciente mientras te estoy vistiendo,
la última vez que llevas envoltorios mundanos
y la primera vez que callado te siento.
Pasados veinte años, hoy te recuerdo, padre.

Nunca nos entendimos en iguales idiomas,
el rencor se alojó en oscuro aposento,
te vi como un azote y verdugo cuando vivo,
 mordiéndome en el alma, después de verte muerto.

Es ahora cuando vives, cuando te siento sabio
en las incomprensiones vividas, desterradas
por vivirlas yo mismo: tarde me he dado cuenta
de que fui más culpable, por no saber amarte.

Han pasado veinte años y me he reconciliado
contigo y la conciencia, que madura me grita
que la culpa y el odio desataron amores
ocultos y negados, padre, y te estoy sintiendo.

Mirarás comprensivo, allá donde te encuentres,
esta llama prendida que alienta la esperanza.
Cuando emprenda mi viaje caminando tus huellas,
 sé que me abrazarás, me querrás, padre mío.

Porque estás y te amo, ya no tengo aquel miedo
que escondió mi soberbia en vergüenza cobarde.
Han pasado veinte años y no me siento huérfana.
 Hoy digo, padre mío: te quiero mío y padre.

©

 

EPÍLOGO


Encontré la grandeza y la miseria
y mi ceguera libó de su intelecto.
Lo admiré de un costado a otro costado
hasta mi anulación, en necia entrega.
Y ahora, hoy que lo sé humano,
ahora que he aprendido sus flaquezas,
a amarlas, también a hacerlas mías,
zafa mi mano de la suya, la arranca
en un gesto soberbio que me dice
lo que piensa: "¿Y quién te necesita?"

 ©


 https://3.bp.blogspot.com/-zoH9ohiNiXY/WA6F9Ry9xdI/AAAAAAAABX0/cGS3UWJrwyMJNLvAZ-2XWVIFTqifRXoRACPcB/s1600/separador.png




No hay comentarios: